Historia de Fátima

Fátima, de Toledo, estaba buscando trabajo con su pareja. En un principio ella quería ir a Sevilla, pero su pareja quería cambiar de país y se pusieron manos a la obra.

De Países Bajos les llamó la atención la experiencia y los sueldos, y aunque en un principio iban con la idea de estar un par de meses, ya llevan algunos más.

Buscando como poder ir a trabajar a Holanda, Fátima nos comenta que ella es muy desconfiada para todo en la vida, por lo que dedicó mucho esfuerzo a encontrar la mejor vía.

También nos cuenta que al dar con nuestra agencia, buscó opiniones, de las que posteriormente extrajo una conclusión: “hay gente que lo ha pasado muy bien y gente lo ha pasado muy mal. Los alojamientos me daban miedo y al llegar fue lo mejor que me podía haber pasado. Las redes sociales hacen mucho daño y no refleja la realidad.”

En el ámbito laboral están muy contentos ya que se sienten muy respetados y valorados aunque también nos reconoce que son estrictos. En los alojamientos nuevos están muy contentos y nos describen que hay muy buen ambiente y han formado un grupo de amigos de 6 personas, 5 españoles y una argentina. Fátima nos desliza una queja acerca de los alojamientos, que a pesar de tener unas instalaciones fantásticas, nos cuenta que reciben muchas revisiones semanales para ver que está todo en orden y a veces se hace incómodo, pues sienten que no tienen toda la privacidad que necesitan. Trabajaremos para mejorarlo.

Fátima nos deja atónitos al decirnos que igual su familia va en coche a verla y les dejan el vehículo para que puedan utilizarlo allí, sin duda, no hay nada mejor que la familia.

También aprovechan los días libres para conocer el país y hacer turismo, Fátima recomienda esta experiencia y confía en traer a dos amigas suyas a los Países Bajos.

Queremos agradecer a Fátima el tiempo dedicado a la entrevista y esperamos que siga disfrutando y creciendo como persona.

Entradas recomendadas