La historia de Carlos

La historia de Carlos comienza cuando una amiga suya que, estaba trabajando con nuestra agencia en los Países Bajos, le recomienda esta experiencia a Carlos. 

Un mes después, se decidió a tomar la decisión de vivir esta aventura laboral. Pasó la entrevista con Lucía (consultora de reclutamiento) y valora muy positivamente la atención que recibió por su parte.

Carlos viene desde Tenerife y al llegar le sorprendió que media isla estaba allí trabajando.

Su objetivo principal era vivir una experiencia laboral en el extranjero. Carlos ha estado en Madrid, Barcelona y ahora buscaba salir del país.

Con la agencia encontró la ventaja de llegar a los Países Bajos con casa y trabajo, lo cual simplifica todo el proceso. En ese momento se dijo a sí mismo: «Vamos a vivir la experiencia, si va mal siempre puedo volver, está cerca».

Recuerda su llegada positivamente, a pesar de estar acostumbrado al fantástico clima de las Islas Canarias, a Carlos le encanta la ropa de invierno y el frío. Además, le encanta estar rodeado de personas de todas las nacionalidades. 

Ahora está viviendo en la ciudad de Tilburg y está encantado con el alojamiento y sus compañeros.

Comparte habitación con un compañero, con el que está conviviendo perfectamente. Aun así, ha escrito al departamento de alojamientos, para ver si puede cambiarse a la habitación individual que se quedará libre en su casa.

Su intención ahora mismo es quedarse una larga temporada, en enero volverá a España y quiere coger su coche y subirlo hasta los Países Bajos. De esta manera logrará tener más independencia.

En el trabajo está muy contento. Buenas condiciones, trabajo sencillo, se respetan los descansos y está muy cómodo. Los compañeros y los jefes son muy simpáticos y le ayudan con cualquier problema o duda que pueda surgir.

Carlos cree firmemente que es una experiencia que vale la pena: «Dudo que en España haya trabajos como aquí, con café ilimitado, sopa… y los descansos prácticamente te obligan a hacerlos».

Ahora está centrado en trabajar y ahorrar, por lo que está haciendo 6 días por semana. Cuando baje la temporada alta, aprovechará para viajar y conocer el país.

Por último, Carlos quiere mencionar a Carol (compañera brasileña) y Juan (compañero de Cataluña). Ambos le recibieron con los brazos abiertos e hicieron que su proceso de adaptación fuera instantáneo.