La historia de Mario

Mario desde Lanzarote buscaba una oportunidad de empleo que no llegaba. En ese momento unos amigos suyos viajaron a Holanda a trabajar y eso le empujó a buscar trabajo en el exterior. 

Tenía tantas ganas que hizo la entrevista un jueves y el martes ya estaba allí listo para trabajar. 

Mario nos confiesa que al comienzo no tenía toda la confianza del mundo y contaba con que podía volver en cualquier momento si iba mal.

Recuerda como el día anterior al vuelo, por la velocidad de los hechos, todavía no tenía la información sobre su recogida en el aeropuerto ni el punto exacto. Esto le hizo pasar un día un poco angustioso, pero a la mañana siguiente ya tenía toda la información. 

Cuando aterrizó en los Países Bajos, llego a su alojamiento y no tenía nada para ducharse. En aquel momento, apareció, el que ahora es su amigo, Fran. Sin dudarlo, le prestó jabón y desodorante y le comentó que cualquier cosa que necesitase allí estaba él.

Desde entonces, cada vez que llega una persona nueva, Mario trata de recibirles con el mismo cariño que le recibieron a él.

Sus objetivos al comienzo de esta experiencia era gastar lo mínimo posible y ahorrar todo el dinero que fuera posible. Ahora, después de un tiempo nos confiesa que ha cambiado un poco y se regala algún capricho. 

Su objetivo actual es poder estar el mayor tiempo posible en los Países Bajos e incluso se plantea comprarse un coche para tener mayor independencia.

En cuánto al trabajo, destaca lo automatizada, avanzada y moderna que es su empresa. Para él es un orgullo formar parte de una empresa tan sofisticada. Recientemente ha cambiado de departamento y el cambio no le está terminando de convencer, aunque siempre hay un periodo de adaptación que puede hacer que te sientas mejor en un futuro.

 Respecto a la cultura holandesa, está encantado e incluso se ha acostumbrado a sus horarios de comida. En los descansos del trabajo a las 12:00 suele comer y eso hace que quiera cenar pronto. 

Antes de llegar esperaba que fuese a ser un poco aburrido, pero le ha sorprendido que hay más ambiente del que imaginaba.

Por último, propone que hagan una cancha de fútbol en los alojamientos de Workinn para que así puedan socializar más rápidamente los nuevos candidatos, conocer mediante el deporte a personas de otros países e incluso organizar pequeñas liguillas de domingo. Una iniciativa que se tendrá en cuenta.

Queremos agradecer a Mario su tiempo en la entrevista, ha sido un placer escuchar tu experiencia y deseamos que todo siga yendo tan bien como hasta ahora

Entradas recomendadas